Historia

Un día como hoy, en 1981…

0

por Rodrigo Estévez Andrade

Un día como hoy, en 1981, murió Ricardo Balbín, el líder que se perpetuó por su discurso de voz cascada y hablar cansino frente al féretro del general Perón cuando pronunció aquello de “este viejo adversario despide un amigo”.

El Chino fue ferviente yrigoyenista en sus inicios. Junto a Jauretche y otros muchachos desembarcan en la intervención mendocina, pero el golpe del 30 lo devuelve a La Plata.

Es electo diputado provincial en el triunfo radical del 5 de abril de 1931. La dictadura de la década infame desconoce el resultado. Al llano de nuevo.

En 1940 gana su banca, pero renuncia ante el fraude. En el 45 llega la Declaración de Avellaneda. Nace el Movimiento de Intransigencia y Renovación que viene a patear el tablero. Con Balbín firman Alende, Frondizi, Larralde, Lebensohn, y Rabanal. El MIR batalla contra el unionismo y pierde la Convención 115 a 48.

Tamborini-Mosca pierden frente a Perón y Balbín es diputado nacional. Preside el bloque de los 44. Cae preso por opositor y porque rechazó el exilio.

Perón lo indultó en 1951, desmontó la Unión Democrática y junto a Frondizi fueron a las presidenciales de la reelección de Perón en el 51.

Le tocó a Frondizi presidir hasta que en el 57 la convivencia implosionó. El pacto Perón-Frigerio resolvió el triunfo de la UCRI.

En el 62 comienza el diálogo con el peronismo. Muerto Larralde, Balbín preside el Comité Nacional.

En el 63, llega Illia y en 1964 derogan la proscripción del peronismo. “Tenemos bajo el saco muchas cicatrices, hasta los proscriptos de ayer tienen ahora sus tribunas, sus diarios y sus marchas”, señaló en el cierre en un Luna Park repleto.

Llegó Onganía y en el 70, vía Paladino retomó el diálogo con Perón. Fundó la Hora del Pueblo. Llegó el abrazo en Gaspar Campos. No aceptó la vice. Sorteó una interna dolorosa con su delfín, Alfonsín. Ganó para perder ante Cámpora, y luego ante Perón.

El propio general agoniza y reclama por él en Olivos, antes de morir.

Cae Isabel. Balbín en 1981 deja la Multipartidaria andando. Lo velan en el Comité Nacional. En la madrugada, Viola se acerca y es agredido. A la mañana siguiente, lo trasladan a pie por Entre Ríos, Callao y Bartolomé Mitre. Un millar lo espera junto a Illia en la Iglesia de la Piedad. Cajón en alto, envalentonados cantan que “se va a acabar la dictadura militar”. La policía forcejea por el ataúd, choca con los más jóvenes, se repliega.

La misa no se realiza y los discursos se escucharán en la ciudad de La Plata. Nunca hasta ese mediodía de 1981, tantos miles se habían reunido en las calles porteñas con el “Se va a acabar…” que termina imponiéndose como hit de las marchas antidictadura que recién se masificaran tras la guerra de Malvinas.

Días después, conmovido, Ernesto Sábato dijo que había sido “el funeral de la dictadura”.

H. Rodrigo Estévez Andrade
Licenciado en Periodismo
Posgrado Comunicación Política UCA
Fuente: Radicales.org
https://radicales.org/un-dia-como-hoy-en-1981

Radicales Org

Mientras crece el repudio por el manual de adoctrinamiento en las escuelas, Abad llamó a la “Revolución Educativa”

Previous article

El PJ pide renovar matriz productiva que Mendoza perdió con Paco Pérez por “lealtad” a Cristina

Next article

Comments

Deja un comentario