Nicolás G. Perejamo: En nuestra naturaleza confluyen las mismas cuestiones que tienen que ver con lo que hemos cultivado y con lo que hemos querido generar

Antes que terminara un año 2021 lleno de éxitos para la Unión Cívica Radical y el Frente Cambia Mendoza, nos encontramos café de por medio con Mauricio Iglesias y Nicolás González Perejamo, presidente saliente y actual respectivamente del Comité Guaymallén.

Como flamante presidente del Comité U.C.R. Guaymallén, Nicolás nos contó como llevará al frente estos dos años de mandato.

Lo primero que se me viene a la cabeza cuando tengo que pensar en el comité tiene que con una absoluta y total satisfacción personal, es tal vez la dimensión mas egoísta de las cuestiones que he hecho como político desde que me baje de un avión volviendo de Canadá y me junté con el Rulo (Mauricio Iglesias) para hacer político casi todas las cuestiones han tenido que ver con esa lógica que domina los actos de los radicales que tiene que ver con meter la mano en el bolsillo siempre para sacar un mango y no para hacer otra cosa. Que tiene que ver con cortar y distribuir los horarios de la vida personal para poder dedicarle siempre un ratito mas a la actividad política. Que tiene que con privilegiar un debate o una discusión o la oportunidad de intercambiar por sobre cualquier cosa. De hecho, si hay una persona con la que he militado mucho y me he puesto poco de acuerdo ha sido con el Rulo. Muchas veces para ponernos de acuerdo en lo sustancial pasaban semanas de discusión y reuniones. Cultivábamos la lógica que el Rulo le dotó al comité departamental. Esa lógica de la periodicidad del encuentro tiene que ver con una cuestión que venimos haciendo desde el 2009 cuando nos juntamos por primera vez y nos veíamos todos los lunes, teníamos una agenda y estaba la orden del día.

En nuestra naturaleza confluyen las mismas cuestiones que tienen que ver con lo que hemos cultivado y con lo que hemos querido generar.

Nicolás González Perejamo

Esta comunión que existe desde lo procedimental, desde lo metódico, desde la dedicación y el amor y la elección de la actividad política. Cuando alguien me pregunta a que te dedicas le contesto “soy político” porque tiene que ver con una reivindicación de lo que nosotros entendemos de la política. Cualquier oportunista en dialogo culposo que viviendo del estado y se le pregunta dice “no yo soy ingeniero”. No yo soy político y después de ser político puedo ser un montón de cuestiones. Esto es lo que define al amplio espectro de militantes del radicalismo.

La comunión que existe en lo cotidiano también existe en la variable de acción política que define el rol del comité. Toma las posiciones que toma y da los espacios que da y abre las instancias que abre no por una cuestión que tenga que ver con subordinar el comité a los intereses del intendente, sino que tiene que ver con una profunda convicción de que lo que estamos haciendo es lo correcto. El comité no es la mano derecha del intendente, por el contrario, es el reflejo de la acción política de lo cotidiano que se lleva adelante en el ejecutivo. Si existiese contradicción se palparía en cada uno de los debates que se llevan adelante en cada una de las instancias que se genera, y eso paso cuando Marcelino hablaba de minería y había gente que tímidamente opinaba lo contrario, después se armaba el debate, se resolvía la cuestión y se generaba un mensaje. Esa comunión que existe entre los militantes, la praxis, los objetivos organizacionales y la acción política atraviesa a la amplia mayoría de los afiliados del departamento y no tiene que ver con una cuestión de obediencia debida, sino que tiene que ver que existe un reflejo en las cuestiones que llevamos adelante que en algún punto con muchísima autocritica y con un eleva nivel de insatisfacción no porque lo que hacemos no este dando los resultados que esperamos, sino porque lo queremos hacer mas y mejor . Esto se refleja en la vida diaria del comité.

En el comité no debería pasar otra cosa que la de cristalizar la vida de la acción política de los militantes del partido. Y eso pasó. Pasó en los debates, pasó en las acciones en territorio. También pasa en las actividades recreativas.

Los radicales tenemos otra cuestión que nos destaca, o por lo menos los radicales de Guaymallén y eso me hace sentir mucho mas orgullo, que es que nos parecemos mucho a la familia en los cumpleaños de 15. Tenemos y recreamos entre nosotros ese afecto que es indispensable a la hora de plantear cambiar el mundo. Eso es lo que queremos los radicales y es lo que venimos haciendo desde hacen 6 años en el municipio de Guaymallén, que es el lugar que hemos elegido para vivir.

Nosotros, por ejemplo, planteamos una cuestión que generó algún tipo de recaudos con lo de la reina de la vendimia. Los radicales pensamos, por lo menos conceptualmente, en el fondo las políticas municipales en mayor o menor medida están cristalizando las cuestiones que los radicales queremos cuando pensamos que respetamos las instituciones, entendemos el rol de la mujer en la sociedad. Entendemos el inevitable curso del tiempo de ir hacia adelante en la obtención y el reconocimiento de derechos. Fuimos el primer departamento que por ordenanza que promulgó el intendente, limitamos la reelección de los concejales y el intendente. Después tuvo que haber una medida judicial para contrarrestarlo. Hoy día nos encontramos con la escandalosa situación de la provincia de Buenos Aires en donde por chauchas y chirolas acomodan las cuestiones en contra de lo que conceptualmente nos atraviesa.

Si algo define al comité de Guaymallén es que la acción política del estado municipal esta intrínsecamente vinculada con los valores del radicalismo.

Nicolás González Perejamo

Montones de veces se ha cuestionado al estado municipal porque invierte mucho en materiales para la construcción. Muchachos no hay herramienta mas transformadora que la que esparce dignidad y nos acerca a todos los que vivimos en el mismo lugar.

Hoy día, aunque con muchos debe, porque somos muy exigentes para con nosotros mismos, hemos logrado en la gestión municipal un montón de anhelos y sueños que teníamos en el 2009 cuando nos juntábamos en algún bar o casa prestada y debatíamos que soñábamos de Guaymallén, de la Provincia. Y de nosotros como políticos en lugares de responsabilidad.

Mauricio Iglesias y Nicolás González Perejamo en plena charla.

La figura del Intendente

Circunscribiéndonos en Guaymallén, porque en otros lugares no pasa del mismo modo que la figura del intendente ordena. Si es proactivo, si genera discusiones, si abre espacios, si toma decisiones, si acepta la responsabilidad de marcar norte que en muchos lugares eso no pasa. Mira a Stevanato si tendrá el norte perdido que elige a la reina de Guaymallén en Maipú. “La Reina Blue”.

Que la gestión municipal y la figura del intendente tengan tanta claridad simplifican en muchas ocasiones el rol del comité. En definitiva, es un círculo virtuoso lo que hace es ver reflejada sus expectativas en la gestión y genera acciones para sostenerla. En ese circulo virtuoso que se ha ido dando durante estos 6 años que hemos gobernado este municipio nos hemos encontrado con un conjunto de cuestiones que han ratificado el rumbo. Habernos encontrado el 10 de diciembre pasado a celebrar el fin de año después de un año electoral como el que hemos tenido con 800 personas del Frente Cambia Mendoza, sin regalar comida, sin poner transporte, sin prometer sorteos, a la canasta, en un diálogo y espacio absolutamente horizontal en el que cualquiera elegia la mesa y te sentabas con alguien que no conocías y charlabas con las cuestiones que en definitiva esas eran las que te habían llevado hasta ese lugar y te hacen compartir.

Todo esto es la consecuencia de un conjunto de poleas que te agarran y generan esta transmisión virtuosa que a la vez genera el radicalismo en el departamento.

El comité que se viene

Vamos a aprovechar el comité que tenemos. Es un lujo. No solo hemos hecho las cosas bien con lo que tiene que ver con la gestión municipal, sino que las cuestiones han derramado. Porque si la cabeza funciona las cuestiones para abajo necesariamente tienen que estar bien, pero si la cabeza controla funcionan mejor. Esto se notó. Esto tiene que ver con la claridad de no confundir al comité con el estado.

Si hay algo que se destaca del militante del radicalismo en nuestro departamento todos tratan de llegar primero, hacer mas que el resto y de irse últimos. Existe una especia de concurso tácito meritocrático. Esto solo puede llevarte hacia adelante.

Lo que se viene en el comité es la continuidad de los espacios periódicos que hacen a la acción política, que hacen al debate interno, tratando de multiplicar estas instancias porque nosotros nos encontremos en un esquema favorable con mas vacunados.

Debemos multiplicar los espacios de contención que necesariamente deben tener contenido. Esto no es un centro de jubilados, ni una unión vecinal. A nosotros no nos van a llamar la atención los bingos. Nos van a llamar la atención la acción política y encontrarnos en instancias que la propicien. Cultivar espacios para el debate.

Es difícil encontrar la línea delgada entre no entrometerte en los asuntos del estado, pero tampoco caer en los asuntos del vecinalista. El comité es otra cosa. Quizás en otros tiempos se podían plantear cosas distintas, pero hoy día el espacio está bien definido y por ahí lo que cuesta es recrear un rol atractivo que nosotros precisamos.

Por otro lado, lo que debemos continuar haciendo es seguir dejando huellas. La gestión del Cesar, que le tocó la mas fea, y la del Rulo que se complicó. Si hay una cuestión que ha hecho la gestión municipal y que también lo han hecho la gestión en el comité es dejar huellas. Dejar un camino sobre el que avanzar. No solo se cin suscribe a estas instancias de dialogo, de debate, de formación, de capacitación, sino que tiene que ver con las cuestiones de infraestructura, con los espacios de los que nos apropiamos, espacios políticos de discusión que estaban disponibles de los que cualquier trasnochado por ahí como el kirchnerismo con los derechos humanos y la recuperación democrática, no cabe otra palabra que asqueroso a esto. Nosotros los hemos propiciado, los hemos buscado y hemos salido a involucrarnos con esa parte de la realidad.

Creo que hay que empezar a construir legados en otras cuestiones porque al radicalismo le hace falta contenido. Vamos a tratar de trabajar en la creación de contenidos originales que tengan que ver con poner en valor la historia del radicalismo. Tenemos que cultivar un espacio que nos sirva para poder contactarnos con todas aquellas cosas nos hacen orgullosos de ser radical.

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search