21.7 C
Mendoza
martes, marzo 5, 2024

Martín Kerchner: «La dolarización de Milei es populismo mágico»

En una a entrevista al POST, alertó que el plan de Milei podría generar una pobreza del 80%.

Por:Alejandro Gamero

Después de la sorpresa de Javier Milei terminando como el precandidato a presidente más votado en las elecciones nacionales PASO del domingo pasado, el tema de la semana fue cuán potable y viable es su propuesta de dolarizar, cerrar el Banco Central y ampliar una serie de herramientas diferentes a la economía.

Con Martín Kerchner, quien se ha desempeñado como ministro de Hacienda y ministro de Economía de Mendoza, y actualmente es senador provincial, hablamos del plan de Milei.

Sin vueltas, Kerchner fue duramente crítico. Acusó a Milei de estar «vendiendo humo», de proponer cosas que «son imposibles de hacer».

Alertó, que, para dolarizar a corto plazo, Milei se tendría que aumentar el precio del dólar como mínimo entre 2.000 y 9.000 pesos, dependiendo de la cantidad de dólares con la que cuente.

Recalcó que la gente cree que Milei les va a entregar un dólar por cada peso y eso no va a suceder porque el peso vale cero centavos de dólar.

¿Esta propuesta de dolarizar de Javier Milei, de eliminar el peso y el Banco Central es viable?

La primera definición son las contradicciones del mismo relato de Milei. Para eso hay que ir al plan de gobierno de este hombre, que es algo muy amplio, pero no es novedoso ni revolucionario. Al contrario, es lo que hizo Mauricio Macri.

¿Ya lo hizo Macri?

Empecemos por el plan de gobierno que Milei plantea.

Primero. La reforma del Estado. Plantea el equilibrio de las cuentas del Estado, cosa que por ejemplo, Mendoza ha hecho y Macri partió en su gobierno de un déficit de 6 puntos del PBI que dejó Cristina Fernández de Kirchner y llegó al 0,5%.

Casi logró un equilibrio a pesar de haber tenido en los dos últimos años un corte de financiamiento importante por un problema mundial. Se quedó sin envión, sin el viento de cola de los dos primeros años, que le permitieron ganar las elecciones de 2017.

Milei también habla de la reducción del Estado y en este aspecto habla de eliminar ministerios. Bueno, en Mendoza hicimos eso. El ex gobernador Francisco Paco Pérez tenía 12 ministerios y con Alfredo Cornejo arrancamos con 6 ministerios. Teníamos 500 funcionarios y arrancamos con 250.

Macri también lo hizo, pero tarde, lo hizo al final, cuando hizo una reducción en la que muchos ministros pasaron a ser secretarias y subsecretarias. Lo hizo a destiempo, pero lo hizo. Con lo cual la innovación del Milei es cero. Lo hemos aplicado en la Argentina y en Mendoza.

También dice que va a bajar en 15 puntos del Producto Bruto en impuestos del Estado. Eso implicaría básicamente una reforma legal que no tiene mayoría ni las va a tener, ni con el resultado del domingo pasado siquiera, porque con ese resultado tendría 8 senadores y 30 diputados sobre 240 diputados si hubiera sido elegido presidente.

Además, no hay forma de sostenerlo, porque cualquier juez, ante una presentación, va a intervenir porque esta medida de bajar estos 15 puntos implicaría echar a la mitad de los empleados del Estado, echar a la mitad de los policías, a la mitad de las Fuerzas Armadas, etc, en un país en donde existen jueces que lo van a frenar, porque en todo caso lo podrá hacer para adelante pero no para atrás, porque no se pueden afectar los derechos adquiridos.

Así que los planteos mágicos no existen. Esto que propone Javier Milei es populismo mágico, populismo de derecha, no de izquierda, pero al final es lo mismo.

Cuando uno piensa en hacer un planteo de revisión del Estado, estos deben ser sostenibles, como hicimos en Mendoza con la baja de impuestos desde 2016, en donde vamos bajando los impuestos en la medida que vamos ajustando el Estado.

En Mendoza, en valores de 2022, hemos hecho una reducción equivalente a 332 millones de dólares en reducción de impuestos, lo que, para tener una idea de la dimensión, es igual a un plan de obras públicas por año.

Entonces, los ajustes del Estado se hacen en el tiempo, no se hacen mágicamente. No se puede echar a la mitad de los empleados públicos, o a la mitad de los policías, o a la mitad de los docentes, o a la mitad de los enfermeros o eliminar la mitad de las jubilaciones.

Él dice que va a echar a la casta

Bueno, supongamos que echa a todos los ñoquis. Eso es la política, eso es solo el 1% del Producto Bruto. Aún le falta el 14% para reducir. Nosotros, en Mendoza, cuando bajamos de 500 a 250 funcionarios, eso representaba menos de medio punto del presupuesto provincial, o sea nada, pero sí sirvió para mostrar que estábamos haciendo el esfuerzo.

Entonces, echar a la mitad de los empleados públicos es inviable porque además se colapsa el sistema. Se deja de tener fuerzas armadas, se deja de tener universidades, desaparece todo.

Dice Milei, por ejemplo, que le va a dar un vale a las familias para que sus hijos vayan a estudiar. Supongamos que elimina la universidad pública. Esa plata la va a tener que bajar a los estudiantes para que vayan a estudiar a la universidad privada. Entonces, no elimina el gasto, sigue estando, solo que lo pasa de un lado a otro, no hay ajuste.

¿Segundo?

Vamos a lo segundo: las reformas económicas. Acá habla de la reducción drástica del gasto público en un 15% del PBI y habla de la reducción de impuestos. Bueno, eso fue lo que hizo Mauricio Macri con el Consenso Fiscal, que cada provincia empezó a bajar los ingresos brutos.

Patricia Bullrich ya lo dijo, y lo dijo antes que Milei, que de los 148 impuestos solo hay 9 impuestos que explican el 90% de la recaudación. Entonces, hay que eliminar todos esos impuestos del 10% restante que están sobrando. Javier Milei hace lo mismo, copia la propuesta de Patricia Bullrich.

También propone eliminar las retenciones a las exportaciones, porque uno de los planteos de Milei es que va a potenciar el desarrollo de las exportaciones porque es la forma de iniciar una apertura comercial.

Ahora, cuando habla del bono que va a colocar para conseguir dólares para su proceso de dolarización, este bono se sostiene con las retenciones a las exportaciones. O sea, una contradicción porque nos dice que va a eliminar las retenciones, pero para dolarizar va a necesitar las retenciones porque las va a usar como garantía.

¿Pero él no necesita las retenciones para poder tener dólares?

No, bueno. Acá entramos en la dolarización. Milei la va a instrumentar con un bono de deuda que va a colocar en Nueva York, que lo va a tener que garantizar y lo va a garantizar a través de, entre otras cosas, de la recaudación de las exportaciones.

Entonces, cómo va a pensar que por un lado va a aumentar las exportaciones sacando las retenciones y por otro va a garantizar la dolarización con unas retenciones que va a necesitar y no va a tener. Ahí hay otra contradicción.

Vamos de lleno con la dolarización. ¿Cómo es el modelo que proponen Emilio Ocampo, que es el ministro de Economía que anunció Milei? Imaginemos tres actores, el Gobierno Nacional, el Banco Central y los bancos.

El Gobierno Nacional, por su déficit, por sus malgastos, le pide plata al Banco Central. ¿Cómo lo hace? Le da Letras, le da un pagaré al Banco Central. ¿El Central que hace? Como no tiene la plata, emite, imprime dinero, se queda con el pagaré y le da los billetes al Gobierno Nacional.

Esto, en Economía, es la generación típica de inflación porque mientras más billetes se emiten menos la gente los quiere, se produce la devaluación de la moneda y el aumento de los precios.

Entonces, ante esto, ¿cómo hace el Banco Central para frenar la devaluación por emisión? Esteriliza el préstamo que le hizo al Gobierno Nacional. ¿De qué forma? Trata de sacar del sistema más o menos la misma cantidad de billetes que le dio al Gobierno Nacional.

¿Cómo los saca? Va a los bancos privados y les da Leliq a cambio de que los bancos le den su equivalente en billetes, en efectivo, y les da la Leliq a una tasa de interés cada vez más alta para que los bancos no reclamen los billetes y estos no vuelvan al mercado, porque sino van a generar más inflación.

De esta manera, el Banco Central genera una deuda más grande con los bancos privados que la que tiene derecho a cobrar a su favor con el Gobierno Nacional. Eso que va haciendo todas las semanas es uno de los grandes problemas, de los grandes pasivos monetarios de la Argentina. Es decir, la deuda en Leliq es tres veces más grande que lo que hay en billetes circulando.

¿Con qué nos encontramos acá? Con que los bancos le están prestando todo el tiempo al Banco Central. Entonces, en vez de prestarle plata al sector privado le prestan plata al sector público. No hay forma que le preste a un privado y ahí estamos atrapados.

Claro, es la famosa bomba de Leliq que hay que desactivar.

Exacto. Ahora, no nos olvidemos de los tres actores de los que hablamos: el Gobierno Nacional, el Banco Central y los bancos ¿Qué propone Emilio Ocampo? Él dice que va a resolver todo con un balazo por decirlo de alguna forma.

Él dice que, a través del Gobierno Nacional, va a emitir un bono por aproximadamente 100 mil millones de dólares a 15 años, es decir va aumentar la deuda externa 30% más de un solo saque.

Pero como la deuda argentina no vale nada, si yo salgo hoy a pedir prestado al mercado 100 mil millones de dólares, el mercado me va a prestar 20 mil millones de dólares, porque por cada bono de 1 dólar que emite la Argentina sólo nos van a pagar 20 centavos de dólar.

A ver. Para entenderlo a la inversa como si uno fuera a pedir el préstamo a un banco: ¿Esto sería igual a si yo voy al banco a pedir un préstamo de 20 mil millones de dólares, para devolverlo voy a tener que pagar entre capital e intereses 100 mil millones de dólares?

Así es. Te endeudaron por 100 mil millones, pero te darían 20 mil millones. ¿Cuál es la diferencia? Son 80 mil millones de dólares, es decir, dos veces lo que pidió Macri al Fondo Monetario Internacional, o un poco menos de lo que se endeudó el presidente Alberto Fernández en estos cuatro años.

Vamos a suponer que el gobierno de Milei emite el bono. En el mercado le van a preguntar cuales son las garantías de ese bono, porque cuando se ha defaulteado tantas veces y encima se está aumentando la deuda un 30% más en el acto, van a pedir garantías.

¿Qué propone Ocampo? El dice que va a hacer un fideicomiso y lo va a garantizar con la plata de los jubilados, hablo del Fondo de Sustentabilidad de la Anses y con las acciones de YPF. Pero dice que con eso no le alcanza, así que lo va a garantizar con el 20% de las retenciones a las exportaciones. Y como estos bonos son a 15 años, durante 15 años no van a poder bajar las retenciones a las exportaciones.

¿Y los impuestos?

Menos va a poder bajar los impuestos. ¿Cómo va a bajar los impuestos si ahora va a tener más deuda y va a necesitar ofrecer más garantías?

Ahora, supongamos que Wall Street le presta los 20 mil millones de dólares. ¿Qué hace el Gobierno Nacional de Milei? Se los da al Banco Central para recuperar todos los pagarés que se juntaron en los últimos años cuando el Gobierno Nacional pedía pesos, y así cancelar su deuda con el Banco Central.

El Central se encuentra con 20 mil millones de dólares. ¿Y qué hace? Se da vuelta, llama a los bancos privados y les paga las Leliq, que son una deuda, para poder cancelarlas y recuperarlas.

¿Entonces, qué harían los bancos privados? Toman los 20 mil millones de dólares y los ponen a disposición de la gente para que tomen préstamos, o les convierten los plazos fijos de pesos a dólares, etc.

Y acá viene la pregunta del millón ¿Esos 20 mil millones de dólares, alcanzan para cancelar las tres bases monetarias de Leliq más la base monetaria de billetes circulando que se emitieron? ¡No alcanza!

¿Cómo que no alcanza?

No, no. La base monetaria está hoy en unos 5 billones de pesos ($5.000.000.000.000). Es decir, la base en billetes que está circulando más las otras tres bases monetarias en Leliq nos da un resultado de 20 billones de pesos.

¿Y entonces?

Esto quiere decir, que de arranque esta medida va a exigir que el tipo de cambio con el dólar sea equivalente a 2.000 pesos por dólar.

¿No es posible entonces la dolarización?

Pero es que lo primero que tenemos que preguntarnos es quién nos va a prestar esa cantidad de plata. Si cuando Macri salió de los fondos buitres, consiguió 16 mil millones de dólares y acá tendrían que conseguir 5 veces más. ¡Es imposible!

¿Ninguna chance? Porque Milei está muy seguro de lo que dice que quiere hacer.

Imposible. Aunque fuéramos una colonia de Estados Unidos, es irreal.

Hay algo que me hace ruido. Dijo que el Banco Central le va a dar los dólares a los bancos privados. ¿Cómo se va a asegurar que los bancos no se van a ir quedando con los dólares o los van a enviar a sus casas matrices?

¡Porque parece que ellos van a ser un gobierno muy ágil que van a impedir esas cosas! La verdad no sé, es todo fe y esperanza esto de Milei.

Porque no veo otra forma que no sea poniendo una ley que prohiba que se lleven los dólares.

Bueno, en ese caso ya no sería un hombre de mercado sino un keynesiano.

En realidad, lo pregunto porque para entrar al libre mercado hay que tener cierto entrenamiento y condiciones que acá no tenemos

El mejor camino para a un proceso de desarrollo y estabilización es generar los dólares, con un proceso en el que se va bajando la presión fiscal a través del equilibrio fiscal, fomentar las exportaciones, ir achicando los impuestos a medida que se achica el gasto público y de alguna manera ir acumulando reservas por ingreso de balanza comercial positiva, es decir por exportar más que lo que se importa, o que lo que se exporta sea vendido con mayor valor agregado. Y no hay más que hacer. Esto lo hacen 190 países en el mundo y conseguirlo dura mucho tiempo, le guste o no le guste a la Argentina.

Bueno, supongamos que los bancos ponen los dólares a disposición de la gente.

En caso de que los bancos pongan los dólares a disposición de la gente, lo tienen que hacer a un tipo de cambio, que va a generar una devaluación de tres o cuatro veces el valor actual del tipo de cambio.

Y eso impacto va a provocar, no el 45% de pobres, sino que va a generar instantáneamente el 80% o el 90% de pobreza en la Argentina. Eso va a generar una parada en la actividad económica como no hemos visto nunca y esa consecuencia va a terminar siendo una traba a todo lo que Milei dice que quiere hacer, como bajar impuestos.

De hecho, ya reculó con eso. Dijo que lo va a hacer en 24 meses, o sea que lo que está diciendo es que no lo puede hacer. Lo que pasa es que lamentablemente hay gente que cree que hoy tiene 10 pesos y le van a dar 10 dólares y no es así porque los 10 pesos valen cero centavos de dólar.

Es muy peligroso todo lo que está diciendo, porque está jugando a un populismo al revés, más duro y vendiendo más humo y me hace acordar mucho al «Mapa del delito», del gobierno de Celso Jaque, una promesa incumplida que generó en seis meses una gran desilusión en la gente, que se le derrumbaron las expectativas.

¿Y si instrumenta la dolarización en diciembre con los dólares que tenga?

Es más difícil por todo lo anterior que dije y porque va a necesitar tener dólares que hoy no tenemos. Hoy, las reservas del Banco Central están en negativo. Pero vamos a suponer que llegamos a diciembre con 2 mil millones de dólares en reservas del Central.

Si quisiéramos repartir esos dólares, para lo cual hay que dividirlos por la cantidad de pesos circulando, el tipo de cambio con el dólar sería de 9.800 pesos.

¿Ese sería si aplicar una convertibilidad?

Claro, es que, si quieren agarrar esos 2.000 mil millones de dólares que supuestamente tendríamos y quisiéramos aplicar la dolarización de inmediato, es a un tipo de cambio para que nos alcancen los dólares que tenemos para cambiar todos los pesos y ese valor sería 9.800 pesos.

Una barbaridad. Recuerdo que, en la presidencia de Carlos Menem, para que no le pasara esto y llegar a la convertibilidad 1 a 1 peso-dólar, antes aplicó el Plan Bonex, quedándose con los ahorros y depósitos bancarios para retirar la gran cantidad de pesos que había en el sistema.

Claro, esa es otra forma, pero nunca vamos a poder equiparar el peso al dólar, como se hizo en la convertibilidad de los 90 porque para hacerlo tenemos que tener entre 40 mil y 50 mil millones de dólares de reservas de libre disponibilidad.

¿Para llegar al 1 a 1 tendríamos que tener esa cantidad?

No, para llegar al 1 a 1 no, sino que tenemos que tener esa cantidad para mantener el precio del dólar entre 600 y 700 pesos. ¿Y de donde se sacan 40 mil millones de dólares? La verdad es imposible.

Pero Milei nos dice que va a llamar a Estados Unidos y le va a decir «Señor Estados Unidos, mándeme una partida de dólares y yo le pago el costo del papel moneda». Y Estados Unidos nos va a estar mandando barcos de dólares, seguramente.

¡Por favor! La verdad es que Milei dice cosas increíbles.