Las aulas son prioridad para la Revolución de Mayo

0
39

El 1 de marzo, el presidente Javier Milei durante su discurso de apertura de sesiones en el Congreso Nacional manifestó su voluntad de convocar a los gobernadores a firmar un pacto fundacional. Si realizamos un breve repaso histórico, todos los presidentes han intentado demostrar su carácter y postura refundacional del país, buscando crear una carátula épica a los cuatro años de gestión para los cuales fueron elegidos.

Ahora bien, esta señal de acuerdo y consenso por parte de Milei no ha sido muy común en estos poco más de cien días en el poder, por ello, se valora la necesidad de consensuar algunos puntos básicos para lograr el crecimiento y la estabilidad del país. “Pacto de Mayo” es el nombre elegido por el gobierno para representar los diez puntos propuestos a los gobernadores. “Están ante un momento bisagra de la Argentina, pueden aferrarse a un sistema injusto del cual la gran mayoría de la sociedad es víctima, o bien pueden dejar intereses de lado, colaborar con nuestra misión del cambio y ayudarnos a transformar el país y pasar a la posteridad como patriotas», fueron las palabras del mandatario nacional. Los ejes principales de “Los 10 mandamientos” propuestos por Milei giran en torno a la protección de la propiedad privada, ya consagrada en nuestra Constitución Nacional, el equilibrio fiscal, una reforma tributaria y laboral, la reforma de la coparticipación de impuestos, un cambio en el sistema previsional, la explotación de recursos naturales y la apertura del comercio internacional.

El sol del 25 viene asomando

Mayo es por excelencia uno de los meses más coloridos y festivos en el ámbito escolar. Es el mes que permite que en las escuelas, desde el nivel inicial hasta el último año del nivel secundario, se repasen personajes históricos, platos y bailes típicos, atuendos y costumbres de época, pero fundamentalmente conocer el carácter fundacional que adquiere la semana del 18 al 25 de mayo para la Argentina. ¡Feliz día de la Patria!, se anuncia en la carteleras de las escuelas, a la par que se cuenta cómo, a partir de la voluntad de constituir un Primer Gobierno Patrio, eligiendo un rumbo propio. Existe así un “Pacto de Mayo”, desde hace décadas, para que año a año, la educación contemple esta semana histórica para el país, en la cual la autoridad española, el Virrey Cisneros, fue depuesto y de ese modo, se pudo conformar la Primera Junta de Gobierno. Este hecho marca la primera experiencia de un gobierno sin participación de la corona española, construyendo las bases para la futura independencia y la fundación de una nueva patria.

Entonces, el mes de mayo de por sí trae una carga fundacional. Obviamente no es aleatoria la decisión de Javier Milei de convocar a la firma de este pacto para el mismo día en que se conmemora la Revolución de Mayo. Ahora bien, ¿qué lugar tienen las escuelas en los acuerdos que necesita nuestro país para salir adelante? ¿Qué rol tienen las aulas, espacios de aprendizaje y crecimiento, en el país que queremos?

Esa educación, la que no solo nos prepara para la vida y el trabajo, sino también transmite valores de libertad e igualdad, no está en su mejor momento. Siendo la principal herramienta de movilidad social ascendente, los datos nacionales indican que apenas el 13% de los ingresantes al nivel primario llega al último año de la escuela secundaria con los aprendizajes esperados. A su vez, la mayoría de estudiantes no se encuentra en niveles de competencia aceptables para materias claves, como Matemáticas, Ciencias y Lectura. Y si de necesidad de movilidad social hablamos, 6 de cada 10 niños se encuentran bajo la línea de pobreza, sabemos que este desmadre no se generó en los últimos 100 días pero es necesario tenerlos en cuenta para la “refundación”.

La educación debe ser prioridad

Recientemente, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) publicó un comunicado reclamando prioridad para la educación en este Pacto de Mayo por el gobierno en acuerdo con las provincias. En este comunicado, avalado por el Ministro de Educación, Cultura e Infancias de Mendoza, Tadeo García Zalazar, se entiende que la educación es el motor del desarrollo social, económico y democrático, y que una mejora continuada en su calidad debe ser prioridad en las políticas públicas.

La base fundacional para el crecimiento del país, la mejora en la calidad de vida de sus habitantes y la principal herramienta de movilidad social ascendente debe ser la educación. Así lo pensó Sarmiento en 1884, entendiendo a la educación como un derecho fundamental, año en que se sancionó la Ley 1420, donde se pone como base del proyecto una educación común, de iguales y obligatoria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí