16.7 C
Mendoza
miércoles, abril 17, 2024

Con un avance del 92%, la línea de alta tensión Cruz de Piedra se posiciona como la obra energética más importante de Mendoza

La Línea de Alta Tensión Cruz de Piedra, una iniciativa proyectada hace más de 40 años, está a punto de concretarse con un avance del 92%. Esta obra energética, considerada la más significativa de los últimos tiempos en Mendoza, representa una inversión de U$S20 millones y es esencial para aumentar la seguridad, calidad y confiabilidad del sistema ante la creciente demanda de energía.

La decisión de llevar adelante este proyecto, postergado durante décadas, busca evitar un colapso en el sistema eléctrico provincial y garantizar un suministro seguro frente a la creciente demanda energética. Financiada por el Fondo Fiduciario del Plan de Infraestructura Eléctrica de Alta Tensión de Zonas Aisladas y en Desarrollo (FOPIATZAD), la obra aborda los desafíos de la infraestructura eléctrica en la región.

La ministra de Energía y Ambiente, Jimena Latorre, destacó que la nueva línea, al elevar la capacidad en casi el doble, proporcionará una respuesta mejorada y una operatividad más eficiente frente a picos de demanda, así como posibles fallas en el sistema de generación tanto en Mendoza como en provincias vecinas.

La obra, que se encuentra al 92% de avance, no solo fortalecerá la capacidad del sistema eléctrico, sino que permitirá la evacuación de la generación de hidroeléctricas del Sur, como Agua del Toro, a través de una extensión de 22 kilómetros de línea de alta tensión.

La ministra Latorre subrayó que esta inversión no solo beneficia a Mendoza sino también a provincias vecinas como San Juan. Además, al distribuir energía limpia y libre de emisiones de CO2, la nueva línea contribuirá a cubrir la demanda creciente durante los picos estacionales y a mejorar la seguridad y confiabilidad del sistema.

La Línea de Alta Tensión Cruz de Piedra – Gran Mendoza, cuya planificación se remonta a hace 40 años, representa un hito en la infraestructura eléctrica regional. Con la implementación de torres de acero y tecnología de vanguardia, la obra se construye bajo los más altos estándares, minimizando el impacto en los propietarios de los terrenos por donde pasa la línea.

En resumen, esta iniciativa no solo responde a las necesidades actuales de suministro eléctrico, sino que sienta las bases para un sistema más robusto y preparado para el futuro.

Características principales de la obra:

  • Monto de obra adjudicada: USD 20,67 millones
  • Capacidad instalada de línea: 617 MVA
  • Longitud del conductor ACSR: 142.500 metros (435/55 mm²)
  • Longitud del conductor OPGW (Cable de Guardia FO): 25.700 metros
  • Estructuras metálicas reticuladas: 55, con alturas entre 40 y 45 metros
  • Ancho de franja de servidumbre administrativa de electroducto: 52 metros